Puebla

Queridos papito y mamita:

-No me des todo lo que pido; a veces sólo pido para ver hasta dónde puedo lograr.

-No me grites. Te respeto menos cuando lo haces, y me enseñas a gritar yo también… y no quiero aprender a hacerlo.

-No me des órdenes a toda hora. Si en vez de órdenes, a veces me pidieras un favor, yo lo haría más rápido y con mayor gusto.

-Cumple tus promesas, buenas o malas. Si me prometes un premio, dámelo; y también si es un castigo.

-No me compares con nadie, especialmente con mi hermano o mis amigos. Si tú me ... Leer más.